Pablo Hinojosa Luque

Pablo Hinojosa Luque

Los disolventes derivados del petróleo contienen contaminantes.


Un grupo de investigación ha desarrollado un nuevo disolvente.


Este disolvente no depende del petróleo y es ecológico y sostenible.


El disolvente proviene de una molécula producida por bacterias.


Esta nueva sustancia podría usarse para descontaminar aguas.


Según los resultados, el disolvente es eficaz en diferentes condiciones de temperatura y salinidad.

Una nueva investigación de la Universidad de Córdoba ha empleado inteligencia artificial para diagnosticar el grado de parkinson.

La mayoría de los diagnósticos actuales sólo distinguen si el paciente padece o no esta enfermedad.

El nuevo trabajo permite distinguir la fase en la que se encuentra la enfermedad.

La investigación emplea imágenes en tres dimensiones de la zona del cerebro afectada.

Las imágenes pertenecen a pacientes con síntomas compatibles con esta enfermedad.

Los resultados podrían ayudar a mejorar los tratamientos para combatir el parkinson.

Conocer la fase en la que se encuentra la enfermedad permite ajustar mejor la dosis de los medicamentos.

Los casos de Trastorno del Espectro Autista afectan a una de cada cien personas.

Los Centros de Atención Temprana ayudan a estas personas y a sus familias.

El papel de la familia es muy importante para el progreso del paciente.

Investigadores han ideado un método para evaluar la atención que reciben estas familias.

El sistema también evalúa la empatía de los profesionales o la implicación de los padres.

La metodología tiene una fiabilidad superior al noventa por ciento.

Este sistema podría mejorar la calidad de vida de los niños con autismo.

 

Un grupo de investigación ha ideado un sistema para predecir la radiación solar.


El modelo podría mejorar la gestión de la energía en las plantas fotovoltaicas.


El algoritmo estima la radiación recibida sobre una superficie inclinada.


Esto permite jugar con la inclinación de las placas solares para aprovechar al máximo la energía.


El modelo se basa en inteligencia artificial y aprendizaje automático.


La investigación forma parte del proyecto de investigación Hamlet.


El proyecto Hamlet desarrolla algoritmos para solucionar problemas relacionados con la salud y el medio ambiente.

 

El plomo está considerado un elemento tóxico para animales y humanos.

La munición usada en la caza de algunas aves contiene fragmentos de este metal.

Un estudio ha analizado la influencia del plomo en la salud de las personas que consumen esta carne.

El trabajo tiene en cuenta la cantidad de veces que se ingiere este alimento.

El consumo de esta carne no supone un riesgo importante para la mayor parte de los consumidores.

Las almendras amargas pueden ser perjudiciales en grandes cantidades.

Además, poseen un sabor muy desagradable.

Un equipo de investigación ha desarrollado un método para detectar estas almendras en tiempo real.

El sistema funciona a escala industrial y también en almendras con cáscara.

Esto no se había conseguido hasta la fecha.

El sistema funciona con tecnología NIRS, una herramienta muy útil en el control alimentario.

La investigación podría servir para detectar fraudes en lotes de almendras adulteradas.

Las espumas de poliuretano tienen múltiples usos en la industria.

También se les conoce como gomaespuma.

Estas espumas suelen ser fabricadas a partir de derivados del petróleo.

Un grupo de investigación ha conseguido fabricarlas utilizando paja de trigo.

La paja de trigo es un recurso abundante y barato.

Estas nuevas espumas ofrecen un buen rendimiento. Además, son biodegradables y mucho más sostenibles.

El trabajo se basa en la técnica de edición genética CRISPR y emplea una proteína de plantas para controlar la expresión génica en células in vitro

La verticilosis del olivo es una de las plagas más devastadoras para el olivar.


El hongo que la produce invade las raíces y provoca los efectos de una sequía.


Un estudio ha demostrado que el hongo no ataca solo, sino junto a otros microorganismos.


Varios microbios se alimentan de las sustancias que generan las defensas del olivo.


Los organismos que protegen sus raíces cambian de aliado y se vuelven en su contra.


Los resultados podrán ayudar a desarrollar nuevas estrategias para combatir la enfermedad.

 

Los animales de sexo femenino mostraban niveles más bajos de expresión hepática de la proteína que determina el crecimiento de las gotas de grasa

Página 1 de 2