Lunes, 25 Enero 2016 16:58

La Universidad de Córdoba reconoce a su cantera investigadora

Escrito por

Los ganadores de los premios Jacobo Cárdenas y Leocadio Martín Mingorance valoran los galardones y recuerdan la importancia de apostar por la ciencia

De izquierda a derecha, Jara Parrilla, Manuel Moyano y Ángela López Lorente

 

Les une la juventud, el interés por hacer avanzar los límites del saber y, cuando el miércoles 27 de enero recojan sus acreditaciones, el reconocimiento de la Universidad de Córdoba por la brillantez de su carrera investigadora. Ángela López Lorente, Jara Parrilla (ambas ganadoras del premio Jacobo Cárdenas a trabajos de ciencias experimentales) y Manuel Moyano (vencedor del premio Leocadio Martín Mingorance en ciencias sociales, arte, humanidades y ciencias jurídicas) valoran qué supone para ellos los galardones obtenidos.

 

“Es un reconocimiento muy importante para mí y para las personas que me han ayudado y han trabajado conmigo a lo largo de estos años”, destaca Manuel Moyano, que presentó el trabajo ‘Intención de activismo y radicalismo de jóvenes musulmanes y cristianos residentes en un barrio marginal de una ciudad española’. Es una gran alegría y un impulso para seguir haciendo lo que me gusta: investigar”, subraya Ángela López Lorente, que compitió con el artículo ‘Sequential preconcentration and on-membrane Raman determination of carboxylic single-walled carbon nanotubes in river water samples’, publicado en Analytical Chemistry. “Es una gran recompensa a tanto esfuerzo y trabajo de varios meses o incluso años, lo cual ayuda a seguir en el duro mundo de la investigación con más ilusión”, abunda Jara Teresa Parrilla, que presentó ‘Early steps of active DNA demethylation initiated by ROS1 glycosylase require three putative helix-invading residues’ y que ha sido publicado en Nucleic Acids Research.

 

Carrera de futuro

Los tres ven posible proseguir su carrera investigadora a pesar de las dificultades existentes. “Trato de aportar de mi grano de arena a la mejor comprensión de los problemas sociales desde una perspectiva psicológica”, subraya Moyano. “En la actualidad la carrera investigadora en España es muy competitiva y creo que es importante tener experiencia internacional, que te permita ver otras formas de investigar y establecer contactos para futuras colaboraciones. Aunque estoy muy contenta aquí, y Alemania ofrece muchas oportunidades para estabilizar la carrera investigadora, en un futuro me gustaría poder volver a investigar en España”, valora López Lorente. “Es difícil conseguir una beca o un contrato para investigar, dada la alta competencia y los recortes en investigación. Además, pienso que la carrera investigadora es muy dura, más aún cuando no existe una estabilidad laboral […]. En cuanto a mí, ahora mismo estoy terminado mi doctorado y aún no tengo claro que pasará después de leer mi tesis”, declara Parrilla. “Creo que es importante que se apueste por los jóvenes investigadores en nuestro país, ya que son los que soportarán la investigación en el futuro”, resume desde Alemania López Lorente.

 

Dos de los ganadores valoran los esfuerzos que las instituciones hacen para dar a conocer la importancia que la ciencia tiene para la sociedad. “La divulgación que se realiza desde diferentes ámbitos ayuda a ello”, subraya Moyano. “En los últimos años se está haciendo una mayor divulgación y difusión de la actividad científica que se lleva a cabo en los centros de investigación, de manera que la ciencia se está acercando al ciudadano. Creo que esto influye en que hoy en día se tenga una percepción más positiva de la labor realizada y ayude a comprender la importancia de la inversión en investigación, ya que repercute en nuestra calidad de vida”, incide López Lorente. No obstante, Parrilla pide más atención para la investigación básica: “La transferencia de información a la sociedad acerca de la investigación que se realiza en muchos centros públicos y solamente se valora realmente aquella investigación relacionada directamente con avances en la salud o tecnológicos, quedando la investigación básica en un segundo plano, y no hay que olvidar que la investigación básica es la base de la investigación aplicada”.

 

Sus trayectorias

Manuel Moyano desarrolla actualmente diferentes líneas de investigación relacionadas con la psicología del conflicto y las relaciones intergrupales. Lleva varios años desarrollando instrumentos de evaluación e investigaciones de campo sobre los factores psicosociales contribuyentes a los procesos de radicalización violenta. Considera que “comprender el fenómeno de la radicalización es un requisito previo para contribuir al desarrollo de tecnologías e innovaciones para la gestión de ciertos riesgos, además de las bases para desarrollar políticas efectivas, desde la fase de prevención, hasta el posterior tratamiento psicosocial. Lamentablemente muchas de las aproximaciones a este fenómeno se hacen desde un prisma exclusivamente descriptivo y especulativo, algo que dificulta más que ayuda a la toma de decisiones”.

 

Por su parte, Ángel López Lorente se desarrolla en el campo de la nanociencia y nanotecnología Analítica. Actualmente, además, trabaja en el desarrollo de biosensores de espectroscopia infrarroja. “La investigación está enfocada hacia el desarrollo y funcionalización de waveguides (sensores) de diamante que se están aplicando al análisis de proteínas”, explica. “La formación de agregados amiloides de proteínas está relacionada con enfermedades como el alzhéimer o el párkinson. Los sensores de infrarrojo que se están desarrollando permiten aumentar la sensibilidad de las medidas, para así poder detectar los cambios en las proteínas, que se encuentran en muy baja concentración por ejemplo en el fluido cerebroespinal, contribuyendo a un diagnóstico precoz de la enfermedad”, detalla. Actualmente, reside en Alemania, donde investiga en la Universidad de Ulm gracias a una beca postdoctoral Humboldt.

 

El grupo de investigación de Jara Parrilla junto con otros ha descubierto recientemente unas proteínas que son esenciales para regular el desarrollo y la estabilidad del genoma en plantas. Actualmente ella estudia cómo funcionan dichas proteínas a nivel molecular. “Se trata de una línea de investigación básica que puede tener importantes aplicaciones en el futuro. El cáncer, por ejemplo, está relacionado con una desregulación de la actividad de los genes de la célula, es decir, algunos genes actúan cuando no deben y viceversa. Precisamente las proteínas que estamos estudiando están implicadas en determinar cuándo están activos los genes y cuándo no. Más interesante aún es el hecho de que estas proteínas de plantas aún no se han encontrado en animales, por lo que es muy importante conocer cómo funcionan para poder usarlas como herramientas moleculares en el estudio de células humanas normales y enfermas”, explica.

 

Moyano es profesor de la UCO desde 2011 y considera que la institución académica “tiene unos recursos y un potencial destacable”. López Lorente destaca que pudo realizar la tesis doctoral en el Departamento de Química Analítica bajo la dirección del profesor Valcárcel y “la formación recibida me ha permitido continuar con mi labor como investigadora postdoctoral” en otro país. Parrilla considera que desde la UCO “nacen doctores bien preparados y competentes para trabajar en cualquier parte del mundo”.

Visto 3979 veces